miércoles, 21 de mayo de 2008

Aymaras






El pueblo Aymara



El pueblo Aymara es un pueblo milenario dedicado al pastoreo y a la agricultura usando técnicas ancestrales de cultivo. Tienen una economía complementaria, ya que los que viven en el altiplano poseen abundantes rebaños y escasos cultivos, mientras que los que lo hacen en la precordillera producen bastantes verduras frutas y semillas gracias al eficaz uso del suelo, mediante las tradicionales terrazas.

UbicaciÓn geogrÁfica



Los Aymarás habitan, traspasando las fronteras impuestas por las naciones, desde las orillas del lago Titicaca y la cordillera de los Andes, hasta el noreste argentina existen 1.237.658 aymaristas bolivianos, 296.465 aymaristas peruanos y 48.477 aymaristas chilenos. También existen varias comunidades de las provincias argentinas
En Chile el pueblo Aymara habita en dos zonas del norte, en la Región de Tarapacá y, en menor proporción, en la Región de Atacama. en la franja precordillerana y altiplánica. Actualmente existen 48.477 Aymara (censo de 1992), de los cuales sólo 2.397 residen en sus territorios originarios, ubicados en las provincias de Parinacota-Putre y General Lagos.



Lengua aymara



Aymara es también una lengua andina que se sigue hablando en los alrededores del lago Titicaca. Hasta 1972 habían más de 2 millones de hablantes aymaras, sin embargo, recientes censos en Bolivia, Perú y Chile han mostrado un descenso de hasta 1 millón 300 mil aymaras. En menos de 30 años, los hablantes Aymaras han disminuido en un 35%. El aymara es un lenguaje andino hablado por un millón y seiscientos mil personas, en las proximidades del lago Titicaca. Por "pueblo aymara" el lenguaje aymara no puede ser considerado una exclusividad de ningún subgrupo étnico. La lengua aymara está muy difundida y la hablan diversos grupos indígenas como los Qullas, Lupaqas, Qanchis, Carangas, Lucanas, Chocorvos, Chichas,

Los aymaras hoy



Actualmente los un millón y seiscientos mil aymaras se concentran en las inmediaciones del lago Titicaca, distribuidos en Bolivia, Perú y Chile:



LOS AYMARAS EN BOLIVIA:



Según el censo del INE-Bolivia de 1992 el número de aymara hablantes bolivianos, entre monoligües y bilingües, es de 1.237.658 habitantes. Mayoritariamente concentrados en los Departamentos de La Paz, Oruro, Potosí y Cochabamba.



LOS AYMARAS EN PERÚ.



De acuerdo al censo del INEI-Perú de 1993 el número de aymara hablantes peruanos, entre monoligües y bilingües, es aproximadamente de 300.000 individuos. En su mayoría están concentrados en los Departamentos de Puno, Moquegua y Tacna. Este censo también revela que en en el Distrito de Tupe, Provincia de Yauyos, Departamento de Lima deben existir menos de 600 hablantes del Jaqaru la lengua hermana del aymara.



LOS AYMARAS EN CHILE



se ubican principlamente en Arica, Antofagasta, Iquique, Calama, etc. Las autoridades chilenas han tenido un exitoso programa de preservación de la naturaleza en ésta zona aymara. Un ejemplo notable de ello es el parque nacional de Lauca (Lawqa) a orillas del hermoza laguna de Chungará (chunkara). Este parque es considerado un verdadero santuario ecológico.



Religion aymara



La religión Aymara es un sincretismo de cristianismo y las creencias antiguas. Antes de la conquista española, las creencias religiosas de los Aymaras estaban enfocadas en un mundo espiritual. Su religión era politeísta y ellos veneraban dioses de la agricultura y los antecesores. Cuando los españoles llegaron a América del Sur y los Andes, ellos trataron de destruir la religión de los Aymaras y se reemplazó con el cristianismo, pero su plan no tuvo éxito. Entonces la religión de los Aymaras es una mezcla del Cristianismo y las creencias antiguas. Hoy los Aymaras veneran dioses del mundo espiritual, parte de la cultura antigua y tienen una creencia en un mundo después de la vida, un aspecto del cristianismo. La música es muy importante en las ceremonias religiosas y estas ceremonias son reúniones de la comunidad y celebraciones muy importantes.



Economia aymara



Tienen una economía complementaria, ya que los que viven en el altiplano poseen abundantes



rebaños y escasos cultivos, mientras que los que lo hacen en la precordillera producen bastantes verduras frutas y semillas gracias al eficaz uso del suelo, mediante las tradicionales terrazas. Debido a estas condiciones se generan relaciones de intercambio de productos entre pastores y agricultores.